Fabricado en París a principios del Renacimiento, conservado en perfecto estado con estantes rústicos, cerraduras y llaves de origen. Puertas parte inferior: dos cabezas de cabra y cajones finamente tallados con una doble cerradura. Parte superior: acompañando el cristalero dos puertas talladas y coronadas por una hermosa “casquete” donde observamos el tallado de plantas con flores y aves entre frutas silvestres. Laterales: hermosas columnas que forman un marco perfecto para resaltar su belleza. Varios siglos más tarde este tipo de mueble del que se conservan muy pocas piezas inspirarán a los creadores del estilo Henry II. Dimensiones: Parte baja: Frente: 116 cm Altura: 90 cm Profundidad: 53 cm Parte alta: Frente: 116 cm Altura: 145 cm Profundidad: 46 cm