Juego de 6 sillas fabricadas en castaño cuya madera se caracteriza por su apariencia firme y robusta. El grosor del respaldo y los pies, así como el grueso refuerzo de su asiento, las convierten en sillas rústicas que encontrarán su lugar en una casa de campo. Las cuatro barras transversales de madera que conectan las cuatro patas proporcionan un cómodo reposapiés y refuerzan su resistencia. La forma curvada de la barra frontal recuerda al respaldo y agrega un toque de elegancia a estas piezas.